martes, 17 de enero de 2017

PARTE 2 - La ley del vencedor

“Tomaban las criaturas de las tetas de las madres, por las piernas,  y daban  de cabeza con ellas en las peñas.”

Fray Bartolomé de las Casas

La victoria da derechos.
No hay manera de dar vuelta las cosas y hacer como si nada hubiera pasado. Los millones de aborígenes asesinados por las armas y las pestes no pueden volver a la vida. Las toneladas de plata y oro que reactivaron a la exhausta economía de Europa no pueden ser devueltas a América, ni el capital ni los intereses.

No sólo hubo una crueldad física que provoca espanto –los perros cazadores de indios, la tortura, las violaciones y masacres-, además, sumada a ella hubo una crueldad psicológica ejercida por los que venían a evangelizar y a traer la fe cristiana. Prueba de esta afirmación son las imágenes de los llamados “ángeles arcabuceros”. Los sacerdotes católicos hacían tallar imágenes de soldados con armadura y arcabuz en mano con el sorprendente aditamento de dos alas angelicales de gran tamaño que parecían sostenerlos en el aire por obra de una fuerza sobrenatural. Así, la conquista y la muerte -provocada por la magia de la pólvora y el plomo- eran pregonadas como mensaje divino.

¿Cómo volver atrás el tiempo? Tendríamos que volver a los barcos para regresar a España, a Italia, Francia, Polonia, Rusia, China y tantos más y aún con eso, ¿sería suficiente? ¿Deberíamos incendiar los pueblos, arrasar los campos, tomar las criaturas de las tetas de las madres por las piernas y reventar sus cabezas contra las peñas de Europa; destruir nuestros templos y reemplazar sus dioses por Pillán, el dios del trueno? ¿Vaciaríamos las arcas, quitaríamos el oro que recubre los altares, destruiríamos la economía para devolver una parte de lo robado? ¿Cuánto daño habríamos de inferirnos para una debida retaliación? Imposible. Ni siquiera somos capaces de imaginar la devastación, la impotencia, la furia.

Bastaría con cerrar los ojos un momento para ver el fuego, los aceros cortando brazos y cabezas, los niños arrancados de las madres, las pilas de cadáveres comidos por las pústulas de la viruela, los hombres blancos cubiertos de metal pulido rodeados del humo de la pólvora, el ruido, los gritos implorando una piedad que nunca recibieron, los hombres esclavizados marcados por distintas mutilaciones. ¿Quién se atreverá a decir cuál es la reparación debida a los pueblos originarios?

Asumamos que la victoria da derechos. Asumamos que no podremos jamás reparar el daño, restañar las heridas, levantar la sangre derramada en la tierra y devolverla a las venas. Vinimos en los barcos a conquistar un continente virgen y, mal que nos pese, la invasión fue a sangre y fuego y no hay regreso.

Lo que podemos (más allá de los discursos que vociferan nuestros políticos de turno, más allá de las leyes que los legisladores nunca votan, más allá de los jueces y fiscales del sistema), es intentar asegurar un medio de vida razonable para los pocos sobrevivientes de la masacre. Delimitar las reservas y otorgar la escritura de dominio, construir pequeños mataderos artesanales comunitarios (controlados por profesionales) que les permitan vender en blanco y a precio digno la producción, otorgar créditos para planteles óptimos de ganado vacuno o caprino, retirar los templos de religiones impuestas por los conquistadores,  acercar provisiones a precios normales, etc. Agregue usted lo que quiera a la lista.


Hagamos un plan de lo que se pueda hacer, un plan posible. Pronto, los gendarmes van a cargar en sus escopetas cartuchos con postas de plomo; se acabará el tiempo de las palabras.

sábado, 17 de diciembre de 2016

Señor de la fiesta

Te conozco. Estás de fiesta porque murió Fidel. Sos el Señor Gusano. Estás de festejo porque pensás que la historia va a volver para atrás, que las agujas del reloj van a iniciar un viaje al revés, que todo va a volver a ser como antes.

Tal vez, en los hechos, vayas a tener razón. Puede que vuelvan las chicas a nadar desnudas en los hoteles, que regrese la Cuba prostibularia y drogona y acaso encuentres a algún pariente de la línea de sangre de Fulgencio Batista, que quiera presentarse como candidato de una eventual elección controlada electrónicamente, con padrón de sufragantes calificados y todo.

Acaso ya estén pensando en levantar el bloqueo de sesenta años volviendo a venderle a la isla lo que no fabrica: petróleo, jabón, manteca, papel, fósforos… en fin, la lista es larga; poné todo, tachá azúcar. Pensándolo mejor: tachá lo que hasta hoy sobró en la isla: educación, sanidad, alegría, solidaridad, amor propio, esperanza. Los negocios van a ser para vos y tus amigos.

Ahora va a venir el palabrerío libertad y democracia en miles de kilos de papel y tinta de la prensa libre, la que calló el bloqueo, la que empuja los negociados en el mundo entero, la de las guerras fogoneadas por los vendedores de armas, la que calla las pruebas de los laboratorios medicinales,  la que esconde a los curas pedófilos, la que silencia Guantánamo.  De paso, anotá, andá pidiéndole a Trump que prepare la ampliación porque van a ser pocos los calabozos.

Te conozco, Gusano, vos no viste la multitud, los millones de cubanos que rindieron un saludo de respeto y silencio mientras pasaban las cenizas de Fidel. No viste porque estabas de pinchazo y esnifada festejando la muerte de un hombre que se alzó en defensa de ese pueblo. 

Decís que faltaba jabón y papel higiénico, que mendigaban monedas a los turistas y otras miserias provenientes del aislamiento forzado por más de medio siglo. Decís que faltó libertad. Vos y tus amigos pregonan la libertad del desnutrido y el indigente. Nunca vas a entender que techo, educación, atención médica y dignidad son elementos que constituyen la base del hombre libre. Estas miserias son tus medallas de latón, las que cubren tu pecho, preseas que ganaste por morder el polvo en Playa Girón, premios al demérito de haber sido cómplice de la pobreza de tu país desde la tierra del enemigo.

Te conozco, Gusano, por tus venas corre la sangre de un apátrida y aún, te digo, si volvieras a Cuba a regentear boites y cabarets, nunca encontrarás la forma de perder esta condición.



martes, 10 de diciembre de 2013

Señor de los cuarteles

Después de los acuartelamientos, los cobani vuelven a sus quintas.
La droga vuelve a circular por la ruta 28,
las muchachas robadas vuelven a las camas trasegadas de los quilombos,
los chicos vuelven a la venta de paco vigilados por la gorra,
en alguna celda golpean a un pibe y lo ahorcan usando las mangas del buzo, trabajan las porras, saltan las chispas sobre la parrilla, corren sobres y bolsitas.
Vuelven los sucios a su trabajo sucio, vuelven los cordones entorchados de oro a simular sumisión al sistema, vuelven los políticos al pie para pedir favores de acero empavonado.
Quedan atrás algunas muertes, nada importante, unos pocos negrazos perdidos en el montón, entreverados en la turba que manoteaba equipos de audio y televisores, espejitos de colores que les costaron esa vida que nada valía y nada valdrá.
Y vuelvo a mirar por la ventana, cansado, viejo, casi sin fuerzas y vengo a descubrir a esta raza de vampiros, cruza de trajes de alpaca y sarga azul, dueños de las armas y las celdas, dueños de las balas y los cañones hidrantes, dueños de la tumba de cualquiera, socios de jueces e intendentes, descendientes de la sangre asesina de Ramón Falcón, custodios de sus víctimas, inclinados ante el mandamás de turno a la espera de la ansiada orden de golpear, cortar y machacar, que es lo que quieren porque eso establece el pacto.
Y vengo a descubrir que ese dolor que quema en la llaga abierta es producido por las dentelladas de la bestia que viene a alimentarse de mi cuerpo.
Le habían vendido mi alma al diablo y yo no lo sabía, o me hacía el distraído.
Y me pregunto si no tendremos todos que batirnos contra la partida como Fierro, aunque ya ni la esperanza quede que algún Cruz desmonte y se plante a nuestro lado, o si no estaremos ya soñando que peleamos mientras se nos va en sangre el último segundo de la vida.

lunes, 2 de diciembre de 2013

Señor del glifosato

Vas a perdonar que no sea capaz de creer en santos. Para mí todos somos iguales, actuamos mal y bien según se nos va dando la vida, según nos vengan las cartas y hacemos lo que se puede.
Así que ya ves, santos no tengo y menos, propios. Para colmo, como tantas veces he visto en estas pampas, los que te traen son burócratas y políticos de la peor ralea y escucho decir que sos bueno, que te vas a portar bien. También vos aprendiste a jurar que te vas a portar bien, de gil no tenés un pelo, y al lado de los gobernadores se aprende rápido a mentir. Perdoná mi descreimiento.
La verdad, te felicito. Son pocos los que le encontraron el pelo al huevo. Encontraste la forma de vendernos lo que ya era nuestro, lo que venía en el legado de los pueblos. ¿Cómo hiciste? Imagino que ahora estarás tratando de patentar los alveolos pulmonares; si respira, que pague.
No está mal, te entiendo. Ahora estás enfrentando el quilombito de la planta de concentración de granos más grande del universo. En toda la Galaxia no habrá otra igual, casi que lo tuyo me da cierto orgullo, Nosanto.
Falta, entuavía, un pequeño estudio de impacto ambiental que algún pariente tuyo, asociado con otro pariente de origen cordobés, entregarán en tiempo y forma a las autoridades de la provincia de Córdoba. Resulta raro que te hayas largado a construir la Planta de las Galaxias sin tener esto antes, se ve que contabas con algún visto bueno de la pesada.
Vas a tratar las semillas con productos de tu primo Bayer (fabricante reconocido del Zyklon B), y ya todos sabemos que si es de ellos… es bueno.
Claro que como la naturaleza es imperfecta ustedes (y el primo Bayer), le van a agregar una capa de Clotianidina ebuconazole – Trifloxistrobin, organofosforados (acefato: Dressº), neonicotinoides (imidacloprid: Gauchoº) o los carbamatos (tiodicarb: Semevinº), todos de categoría II y muy persistentes. Cualquiera que ingiera estas semillas tendrá una muerte asquerosa, sea pollo, cerdo, vaca o humano.
La Planta de las Galaxias tiene una dimensión sideral. ¡240 silos con capacidad para 150 toneladas cada uno, apretados en poco más de 20 hectáreas! 36 millones de kilos de semillas para ser debidamente envenenadas mientras vuela el polvillo letal por las sierras cordobesas.
Claro que estos millones de toneladas pueden ser utilizados también para guardar la cosecha hasta que se te cante vender. Doble genialidad. Esto de la siembra directa es todo un tema, mejor lo dejamos para otro día.
La cuestión es que vas a vender la semilla envenenada y vas a comprar la producción para hacer un bien a los pobres chacareros de las 4 x 4 Audi y BMW. Lo único que falta es el informe de impacto ambiental que va a elaborar con toda seriedad la Bayer-Santo-Sota-Group (UTE en formación).
Hasta aquí todo bien. Negocio limpio. Muertes limpias también, estos venenos resecan los cadáveres y ni olor a muerto queda. Tu “gente del campo” alquila tierras, siembra con tu sistema non santo las semillas envenenadas y recoge granos limpios para el consumo de la humanidad hambrienta. ¿Y qué pasó con el veneno? ¡No ta! ¡Che fue!
Así que de santo mío no tenés nada, en todo caso asumiré que serás mi Monjoputa. Lo de la Planta de las Galaxias te lo puedo perdonar. Al fin de cuentas, los que van a estirar la pata no son más que cordobeses y yo, después, me como la polenta sin ninguna pudrición. Lo que no me puedo tragar, disculpame, es cómo girás dólares al exterior.
En este tema, en este país de vivos todos se hacen los bolús. El año pasado giraste 3.000 millones de dólares afuera y todos contentos.

viernes, 18 de octubre de 2013

Señor de la gorra

Parece que basta con ponerle una gorra a un tipo para que cambie. Claro que a algunos, además de la gorra les dan un arma y un conjunto de instrucciones.
La gorra y el arma autorizan a emprender distintas acciones sobre la comunidad dedicada a trabajar para pagar los sueldos de todos los funcionarios, incluyendo al de la gorra con entorchados dorados que es el que le pasa las instrucciones al del palo de abajo.
Cuando el gobierno no es elegido por el voto popular, los que llevan gorra hinchan el pecho. Detienen el tránsito con barreras y retenes y agregan armas largas a las pistolas de reglamento. También, según se ha visto, cambian las instrucciones y hacen lo que les viene en ganas.
Con los gobiernos que llegan por el mandato de las urnas, los nuevos cambios de instrucciones se demoran y, a veces, llegan mezclados y algo confusos. Hace pocos días se hizo mucha alharaca con una filmación en la que un gendarme y una agente de tránsito se ponían por demás pesados con un candidato y lo demoraban pidiendo un requisito que no está establecido por la ley de tránsito.
Los opositores de este candidato y los diarios oli y garcas y sus cadenas le dieron manija a un video filmado por el gendarme. En un canal del grupo Clarín pasaron la filmación 32 veces en un día (32 las contadas, tal vez fueron más).
Y se armó la discusión. El pobre candidato pidió disculpas públicamente (si hubiera sido yo, los habría puteado y hubiera buscado traductores para putearlos en diez idiomas más), pero como el tipo era candidato, tuvo que pedir disculpas.
A casi todos nos pasó algo parecido en la vida. El de la gorra que busca coima y te para y pide el botiquín, las balizas, mira el vencimiento en el registro, las patentes y el seguro, camina alrededor del auto y pide luces y otras yerbas.
El que no haya sufrido algo así, es porque llegó ayer de Islandia. Si vivió acá un par de años ya sufrió un episodio de este tipo. A mí me surgen varias preguntas:
1)¿La camarita para filmar forma parte del equipo reglamentario de Gendarmería?
2)¿Se filman todas las intervenciones para verificar documentación?
3)¿Todos los videos son consultados con el ex gendarme Mazza para su publicación?
4)¿Gendarmería no explica a los gendarmes qué es un débito automático?
5)¿Por qué será que la tarjeta de las compañías de seguro dice que no hace falta mostrar el recibo si dice “Débito automático”? ¿Mienten las aseguradoras?
Confieso que entrar en tratos con cualquiera de uniforme me da urticaria. Reconozco que ahora te atienden con cortesía cuando vas a pedir un certificado de domicilio pero, la verdad, veo una gorra y tiemblo.
Y también da algo de miedo el numerito de la inocente empleada pública, todo un ejemplo de funcionaria proba, actuando custodiada por gendarmes acostumbrados a filmar sus intervenciones.
No sé ahora. Antes los zorros también llevaban gorra. En una de esas ya no se llaman zorros.

Nota: Zorro/a: Predador propio de los lugares poblados. Se lo reconoce a la distancia por la gorra, la ausencia de cola y los bolsillos profundos. Suelen estar agazapados detrás de los autos estacionados a mitad de cuadra después de un semáforo que tiene un amarillo demasiado corto o un rojo demasiado largo.

miércoles, 31 de julio de 2013

Señor del campo

Lo llevás en la sangre. Lo recibiste junto con los bienes de abolengo. Esas tierras que nunca pagaron tus ancestros, las que te regaló Rivadavia y aumentó Roca amasijando a la indiada.
Tus epopeyas siempre ocurrieron a la luz de un fuego con un costillar en la cruz. Hiciste servil al gaucho a fuerza de leyes, ginebras y jueces. No voy a ponerme a cantar al compás de la vihuela, que ya todo dicho está.
Perseverás en la insidia diciendo al que quiera oír que vos hiciste el país y que sin vos no somos nada. Dabas permiso al paisano para levantar un rancho a la sombra de los eucaliptos y a trabajar la familia entera, a procurarse el sustento, a deslomarse sin sueldo, sin escuela para los hijos y, si cuadraba, reservabas para una siesta el derecho de pernada.
Esa es la patria que hiciste. La del empréstito de la Baring Brothers, la de la Enfiteusis, la que negó ayuda a Güemes y San Martín, la que traicionó a Artigas.
Siempre estuviste ahí, en los escritorios de caoba vendiendo carne a precio mayor que el de mercado, en las matanzas de los peones de la Patagonia, en la Semana Trágica, en la masacre de Napalpí. Porque todo va con todo. Carne, trigo, maíz y esos indios de mierda que no quieren soltar la tierra.
Ningún gobierno se sostuvo sin tu ayuda y ninguno cayó sin tu condena. Escucho tus discursos encendidos desde el predio que no pagaste ni siquiera al precio vil que habías pactado con uno de tus sirvientes en una de tus tantas trapisondas.
Decís que sos el campo. Perseverás en la insidia. Sabés que a la larga el mensaje cala hondo. Repetís que sos la Patria. ¿De qué Patria me hablás? ¿De la que antes rociabas con DDT y ahora rociás con glifosato? ¿La de los frigoríficos ingleses que tanto te gustaban?
Tenías el negocio redondo. Los exportadores de granos te daban la semilla y los insumos a pagar a la cosecha, las tremendas maquinarias iban a porcentaje y el mundo entero rogaba que lloviera sobre tus tierras para que pudieran salir los barcos con las bodegas repletas.
Inventaste la siembra directa. Tu lengua insidiosa repite que devolvés los nutrientes a la tierra, aunque callás –y no por casualidad-, que el fósforo no se repone. Ya no necesitás peones. Uno o dos, a lo sumo, para que tengan las banderitas y esas cosas. Pero igual tenés al Momo, igual esquivás garparle al tipo como manda la ley.
Lo traés en los genes. Es parte de tu abolengo. Para vos, la ley está hecha a tu medida y no para que un cabeza pueda mandar los hijos a la escuela. Los chiquilines que anden por ahí, en la ranchada, entreverados con las gallinas y los gansos, que cuando lleguen a mozos ya les vas a dar trabajo como les diste al padre y al abuelo.
Te hablan de retenciones y es como si te arrancaran un pedazo del alma. ¿Quién tiene derecho a retenerte a vos nada?
Te digo, señor del campo, ladrón de la tierra, birlador de futuros, que ya hace doscientos años que venís practicando vos tus propias retenciones. Te quedaste con la salud y la educación de la peonada, te quedaste con las viviendas dignas, con el acceso a la tierra, con los esbirros, con la ley, con la justicia.
Esa justicia que tu lengua insidiosa dice que es igual para todos (Imagino al peoncito, nervioso, haciendo girar la boina sudada entre las manos, parado frente al estrado de juez que lo mira serio -serio como la muerte- y le pregunta qué quiere… Y él quiere reclamar algo que le corresponde, eso es lo que quiere. Algo que sabe que le toca pero no puede poner en palabras…).
Por eso estás furioso, porque ahora te quieren cobrar los caminos, los puertos, las redes de alta tensión, las represas, las cargas sociales. Todo lo que usaste toda la vida para retener tu parte sin rendir cuentas. Estás furioso, te entiendo.
Te volvés loco porque tenés la ley, el juez, el gendarme, tenés los silos llenos de grano y los precios se fueron a las nubes. Todo tenés, pero se te hace largo esperar las elecciones.

sábado, 6 de julio de 2013

Señor del sueño

Mientras escribo, Nelson Rolihlahla Mandela se acerca al fin de su vida. Acaso sueña con su sueño.
El respeto que irradian su figura y su historia es tal, que uno se achica, se encoge en la silla y los dedos deambulan sobre el teclado sopesando el uso de cada letra.
Veo a un hombre en una celda, sometido a trabajos forzados, aislado en una isla a lo largo de dieciocho años y luego, nueve más hasta sumar veintisiete.
Lo imagino aislado, rodeado por un mar de miedo y desesperanza, acechado por la locura y la soledad, interrogando al viento.
De pronto, irrumpen intérpretes y traductores que vienen a explicarme cómo era -de verdad- el sueño de Mandela.
Son hienas que merodean al gran león africano a la espera de que exhale su último aliento. Tratan de confundir con sus discursos y sus obituarios anticipados. Mezclan endecha con análisis.
Un lobo, oculto bajo otra piel, se manifestó conmovido por haber estado “donde hombres de tanto coraje se enfrentaron a la injusticia y se negaron a rendirse". No tenía que ir tan lejos para ver una cárcel. No necesita alzar la mirada hacia el horizonte para ver injusticia.
En Sudáfrica hay una lucha en la que los intereses del imperio británico aliado con los bóers echaron mano de la doctrina de la vía pacífica y la convivencia después de siglos de sangre y fuego. Y continúa. Sólo que ahora hay nuevos socios. Nuevos socios para viejos apetitos. Platino, oro y diamantes.
Es preciso mantener la paz. Nada debe perturbar la extracción de cromo, vanadio, manganeso, uranio, los que dejaron de estar apartados tienen que seguir contentándose con un dólar diario, la desocupación no tiene que bajar del 25%.
Nuevos socios, nuevas voces que pretenden traducirme del bantú la historia. Extraña exaltación de la teoría de la lucha no violenta. Es preciso olvidar los 566 niños asesinados el 16 de junio de 1976. Mejor no recordar la sangre y los cadáveres, las topadoras arrasando chozas para construir edificios de lujo en Soweto.
Veo al mundo mirando para otro lado. Como siempre. Mientras algunos me cuentan que se terminó la injusticia. Nelson Mandela, el Mandiba, el inmenso león, después de veintisiete años de zoológico fue usado por afrikáners y británicos para continuar con la explotación y se preparan los De Beers y sus socios nuevos para seguir usándolo.
El apartheid sigue vivo bajo la máscara de la igualdad de derechos. Ahora sigue su campaña de muerte y exterminio con otras armas. El SIDA, las condiciones de vida infrahumanas y las oportunidades robadas.
Oigo la mentira. Dieron vuelta las palabras, trampearon su significado. Oigo la voz de la Cía. Neerlandesa de las Indias Orientales y sus amigos del Commonwealth. Borraron el rugido del león y lo reemplazaron por el canto de la sirena.
Dice el maldito canto: Estamos en paz, hermanos. El blanco es bueno. Si hasta tienen un presidente negro allá en el Norte. Y un negro es un negro, no es un blanco. Los belgas dejaron el Congo, los británicos Sudáfrica, los franceses Argelia y los españoles el Sahara. Son buenos, hermanos, son buenos. Ellos se quedaron para administrar y mantener el orden.
Tengamos paciencia. Ya vendrán el agua corriente y las cloacas, las escuelas y universidades y nos mezclaremos blancos y negros en las salas de hospitales y sanatorios.
Paciencia, hermanos paciencia, reclamemos aumentos de sueldo, más vacaciones, aguinaldo, obras sociales, sí, reclamemos pero sin perder la calma.
Pronto van a venir los capitales a radicarse en África. Vino a visitarnos el presidente de los blancos poderosos y es un negro. Ya van a llegar las inversiones.
Vamos a tener carreteras, grandes puentes, fábricas y aeropuertos, los bancos nos darán créditos para comprar viviendas que se construirán por todas partes, nuestras playas se poblarán de turistas y hoteles de lujo. Computadoras, teléfonos celulares, hamburguesas, lavarropas, heladeras y automóviles.
Paciencia, hermanos, paciencia, pronto vamos a ver cumplido el sueño de Mandela.